PATRIS CORDE- BUZON DE TESTIMONIOS

TESTIMONIO 3- Lo cierto es que no sabría decir cómo ni cuándo encontré a Jesús, porque siempre ha estado en mi vida.

TESTIMONIO 3  ” PATRIS CORDE”

 

Lo cierto es que no sabría decir cómo ni cuándo encontré a Jesús, porque siempre ha estado en mi vida.

Es verdad que recuerdo algunos momentos especialmente “reveladores” en los que tomé mayor conciencia de su importancia para mí: aquella convivencia del cole, no tendría másde 12 años, en la que pensar en la vida sin Jesús en ella, me sumió en una profunda tristeza; o el momento de mi confirmación al percatarme de la gran responsabilidad que suponía, y que me hizo dudar de dar el paso. O mis comienzos en este recorrido de más de 27 años al servicio de la Diócesis. Pero sobre todo las pérdidas. Aquella tan dura hace ahora más de 15 años en la que cambió mi vida drásticamente o las más recientes, irreversibles y tan dolorosas, las de mis aitas. Pero Él ahí, siempre presente, siempre fiel, sosteniéndome. Quizás sea por eso que no concibo nada sin Él. Ha sido la constante en mi vida. Las personas van y vienen, unas llegan, otras se van, algunas incluso permanecen casi toda la vida, pero ni siquiera estas, las que más te quieren, están siempre contigo. Él sí. Él ha estado desde que tengo uso de razón, está y seguirá estando. Y eso me enseña amor incondicional, fidelidad, me habla de confianza. Esa presencia constante me empuja a intentar responder con la misma fidelidad, con ese amor tan grande que siento a cada paso que doy y más aún en la dificultad, sosteniéndome generosa y gratuitamente.Verse of the Day - Romans 5:20 - iDisciple Y en eso estoy, procurando acompañar en la fragilidad a las personas que me encuentro en el camino,con el amor de que soy capaz en cada momento. Me inspira su amor y su palabra. Y aunque no sabría decir que texto me ha resonado más, ha habido varios que han dejado más huella: la parábola de los talentos, la del hijo pródigo (el buen padre), el buen samaritano… Sin embargo, siempre que tengo duda de algo, o me pierdo en un callejón sin salida, recurro a lo básico, a lo fundamental,  “Amarás al Señor… y al prójimo… ”(Mt. 22, 37-39). Este texto siempre me da la respuesta. Otra cosa distinta es lo que yo luego puedo hacer. No siempre el bien que quiero…( como decía San Pablo), pero me consta de primera mano que la misericordia de Dios no tiene límites y que “donde abundó el pecado sobreabundó la gracia” (Rom 5, 20). En fin, que Dios es la gran verdad de mi vida. ¿No os parece que es para estar agradecida?

 

Pagina web de la Vicaria VI. Es parte de la Diocesis de Bilbao-Bizkaia. Comprende las unidades pastorales y parroquias de : Erandio – Altzaga, Areeta -Romo, Leioa- Lamiako, Getxo-Algorta , Berango, Sopelana, Plentzia, Gorliz, Urduliz, Armintza, Lemoiz, Txorierri y Mungialdea. Nuestro contacto es : anunciovicariasexta@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *